martes, 21 de junio de 2011

El último día.

El último día, si, ese día en el que esté en el aeropuerto, pensando en que me espera un mes genial, con gente genial. Ese día no sé que haré, si hacer lo correcto y subirme a ese avión y que mis lagrimas abunden o saltarme las normas, todas las normas y correr, correr muy deprisa, lejos de allí, lejos de esos pájaros de hierro que te alejan de los que más quieres e ir hacia él y abrazarle, besarle y despedirme, despedirme por 28 días de todas sus virtudes y absolutamente de todos sus defectos, pero después de saltarme las normas, sé que tendré que hacer lo correcto y aprender, aunque solo sea un mes, aprender a vivir sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario